Little Magic Stories, cuentacuentos interactivos

En Minus creemos que los niños son los mejores inventores de historias del mundo. En su mente pocas cosas tienen barreras y su imaginación es capaz de volar y crear mundos fantásticos. ¿Os imagináis lo que sería directamente “ver” lo que han imaginado?…

Muchos tienen desparpajo suficiente para contártelo como si fuesen el protagonista de la historia y ellos mismos estuviesen pasando por aquello que sucede en su narración, sea factible o no (en la imaginación… ¡todo es posible!).

Otras veces, sin embargo, puedes dar con una mente maravillosa que pertenece a un niño un poco tímido o que por no dominar ciertas habilidades pictóricas o lingüísticas, no se atreve a contar lo que su mente es capaz de crear.

En Minus somos de la opinión de que todos podemos, sólo hay que encontrar las herramientas adecuadas y desarrollar las habilidades necesarias. Y esto es algo que por lo visto no sólo pensamos nosotros… Para que a ningún niño le diese vergüenza contar su historia, Chris O´Shea desarrolló el proyecto “Little Magic Stories”, cuyo objetivo es que la imaginación de los niños cobre vida a través de la narración de cuentos, la interpretación y la tecnología. El cuentacuentos tradicional ¡se vuelve audiovisual e interactivo!

Usando la proyección de un holograma, consiguieron que durante la representación en el escenario apareciesen los personajes y objetos que los niños habían dibujado previamente e interactuasen con ellos en función de sus movimientos durante la narración. La historia se apoya en los elementos audiovisuales que comparten casi el mismo protagonismo que los niños que ocupan el escenario.

El proceso de creación con los niños es el paso previo a una sesión de cuentacuentos mágica y tecnológica, ¡muy al estilo Minus!

Tomen asiento y no se pierdan detalle. Comienza la sesión…

 

 

Algunos posts relacionados con este tema son:


Comentarios:

  1. Inesuka 6 de octubre a las 18:55

    Qué delicia!!!

  2. Asum Anera 7 de octubre a las 10:14

    Hay que erradicar el sentido del ridículo. Es penoso vivir en una sociedad tan cuadriculada donde ni los adultos, ni siquiera los niños, se atreven a expresar lo que sienten. ¡Con lo bien que se queda una cuando lo cuenta todo!

  3. Miguelina 15 de junio a las 01:06

    Pues yo estuve allí con un grupo de nanos y la chica que contaba los cuentos no tenida ni mucho tacto ni mucha sensibilidad con los estares y sentires de niños pequeños. Poca gracias tuvo, la verdad.Y, por cierto, a vueltas con los comentarios e historias sobre los niños malos , las brujas feas y las niñas hacendosas .Un poco sexista todo también.En fin cosas importantes que hay que cuidar muy mucho a estas edades, me parece.

  4. minus 20 de junio a las 19:32

    Gracias por tu aportación, Miguelina.

    Lla verdad es que a este artista le pega bien poco ser sexista o estereotipado… ¿Seguro que hablamos del mismo cuentacuentos? Porque mira que hay… ; D

Di algo:

Marca esta casilla si quieres que te avise de nuevos comentarios en este post.